Primer contacto con el poeta Federico García Lorca en La casa de Bernarda Alba (Teatro Tribueñe de Madrid).

El pasado 9 de enero los alumnos de Cuarto de la ESO y Segundo de Bachillerato de nuestro I.E.S. Juan de Lucena tuvieron la oportunidad de asistir a la representación de La casa de Bernarda Alba de Federico García Lorca.

El primer contacto en vivo y en directo que tuvieron nuestros alumnos con este gran poeta andaluz, del que en este año 2019, se celebran 100 años de la publicación de Poeta en Nueva York, libro que marcaría, indudablemente, el devenir de la literatura española.

La casa de Bernarda Alba pertenece a la trilogía de las tragedias andaluzas, en la que se plasma la opresión a las que estaban sometidas las mujeres en el siglo XX, especialmente en la España más rural. La obra empieza con la muerte del segundo marido de Bernarda Alba, dueña y señora de una hacienda andaluza, rígida, déspota, impone a sus hijas un luto de 8 años, lo que supone que ninguna de ellas podrá casarse. Con todos sus sueños rotos, irrumpe una presencia masculina en la vida de todas y cada una de las jóvenes, Pepe el Romano, origen y desencadenante de la tragedia. Angustias, la hija mayor, comienza a despertar el interés del joven, pero pronto averiguamos que se debe a la herencia que está a punto de recibir; el amor de Pepe el Romano está destinado a Adela, la más pequeñas de las hermanas, es entonces cuando la tragedia se desencadena.

Bernarda, férrea defensora de los valores tradicionales, no es capaz de ver la fatalidad que está a punto de acontecer en su familia: una lucha entre mujeres por liberarse de las cadenas de una sociedad machista que les dice qué hacer y, sobre todo, a quién deben o no amar.

Los alumnos recibieron la pieza muy sorprendidos y expectantes, sobre todo, ante el final inesperado para ellos. Este primer acercamiento nos sirvió a las profes de Lengua y Literatura para explicarles los símbolos más recurrentes en la obra del poeta granadino: el caballo, el agua, el color negro, el bastón de Bernarda.

No solo pudimos disfrutar de la tragedia lorquiana más conocida, también hubo tiempo para el ocio: tuvimos la oportunidad de pasear por la capital española, con sus calles plagadas de historias y de Historia, de tiendas, y un largo etcétera, para acabar terminando en el centro neurálgico, para nosotros, los de Lengua: la Biblioteca Nacional, donde, por ejemplo, está custodiado el manuscrito de El Poema de Mio Cid. Ponemos al pie de este artículo una foto para que veáis lo bien que lo pasamos.

Esperamos seguir asistiendo a este tipo de representaciones que nos ayudan a entender y, por encima de todo, a visualizar la gran calidad poética y teatral de uno de los autores más importantes de nuestra literatura.

Viaje a Madrid bach