Como dicen los buenos paladares, no hay mejor cosa que celebrar la vida entre viandas y amigos.  Y así ocurre en nuestro Centro, en el que las bienvenidas y partidas siempre se recordarán entre risas (y lágrimas) y una cucharita llena de buenos deseos. Así, hemos despedido el curso y abrazado el nuevo en torno a una mesa, preparada con esmero por todos aquellos que apuestan por los lazos personales como fuente de un ambiente agradable.

Nos despedimos de compañeros y compañeras que continuarán su camino en otros lugares y a los que deseamos muchísima suerte (siempre hay que mirar el lado bueno de las cosas)

VIVA EL CARIÑO Y MUCHA SUERTE A TODOS 🙂