La nieve tiene un especial atractivo para las personas que vivimos en zonas de baja altitud sobre el nivel del mar donde el contacto con ella es un hecho excepcional. Pero cuando se es niño el atractivo es mucho mayor, convirtiéndose en todo un acontecimiento. Pocas cosas se pueden comparar con la alegría y disfrute de unos niños jugando con la nieve.

El pasado 23 de febrero pudimos disfrutar de este hecho yendo de excursión al puerto de la Morcuera con un grupo de los alumnos de 1º de la ESO. Allí, en el magnífico marco  de la Sierra de Guadarrama, los alumnos de nuestro instituto estuvieron realizando actividades multiaventura de descenso de trineos y balsas neumáticas y de travesías con raquetas de nieve, organizadas y dirigidas por expertos monitores de la empresa Multi-Ocio.

Para algunos  chicos era la primera vez que tenían contacto directo con la nieve, y la experiencia no les pudo ser más gratificante. Pero incluso para aquellos que ya la habían experimentado fue una jornada de lo más lúdica y divertida.

 Fue también una jornada de convivencia que ninguno de nosotros olvidaremos fácilmente, que nos hace valorar más la importancia que tienen los aprendizajes sociales y de relación entre los alumnos y profesores en entornos diferentes al entorno escolar.

Juan Carlos Montero. Profesor de Educación Física.