Una de las mayores alegrías que puede tener un profesor es comprobar que sus alumnos crecen no sólo por fuera, sino también por dentro. Si nos paramos un poquito a escucharlos, a entenderlos, veremos que tienen muchísimas cosas en su interior: miedos, alegrías, visiones críticas de la vida, ilusiones, posturas filantrópicas. Y como muestra, os ofrecemos unas poesías de dos alumnos de 1º de Bachillerato en las que dejan volar su imaginación…

poesia
Jesús de la Rosa González. 1ºAH

“Soy un poeta sin poesía,

Un navegante sin su mar,

Aquel que cualquier día

Con su música triunfará”.

 

“Lleno de duda y confusión,

¿por qué tan grande es el dolor?

Amargo es el recuerdo,

Tan oscuro como un cuervo.

Y no escapo y no gozo,

Y no siento y no vivo,

Estoy en un calabozo,

Como ido fugitivo.”

 

“Ni de poesía tengo ganas,

Mas en ella expreso mi dolor,

Una triste herida que aún no sana,

Razón, motivo de este mi furor”.

 

“Ya no sé qué es lo que siento,

Ya no sé qué es lo que digo,

Sólo sé que yo no miento,

Cuando digo sin aliento

Cuán duro es este castigo”.

 

“Llega, aparece, se posa sutilmente,

Como tallo de ilusión, brota en mis entrañas.

Su corta estancia nubla de nuevo mi mente,

Como cobarde huye, como infiel engaña.”

 

Y a continuación, unas palabras de Daniel de la Peña, 1º BC:

 

IMG_0720
Daniel y Yolanda: amistad artística

 

 

EN LA DISTANCIA….LOS AMIGOS

 

En la distancia los amigos, como la hierba, crecen, los hay que buscan rendijas y huecos por donde colarse.

Otros que se pierden con las pisadas o las estaciones, algunos llegan a coger altura e incluso texturas fascinantes para cualquiera.

Otros con menos fortuna se atrincheran en paredes sin remedio.

También están los que, sencillamente, se hacen fuertes con el agua  que les cae.

Los hay que, aún viajando a través del tiempo y el espacio, siempre te hablan como si fuera ayer.

Me acordé de todos los lunes, de todas las fiestas de bienvenida entendidas al calor del hogar, de muchos de los ratos que pasé en las casas que visité.

Y que hoy siguen teniendo luces a pesar de las ausencias.