El día 5 de noviembre, los alumnos de 3º y 4º de ESO hicimos una escapada al Parque Nacional de Cabañeros, situado entre Toledo y Ciudad Real. El viaje comenzó a las 8:30 de la mañana, a la hora que entramos siempre al instituto. Nos subimos al autobús por parejas y comenzamos la ruta. Todos teníamos muchas ganas de llegar, ya que la excursión era muy emocionante. Fuimos en dirección Menasalbas y el camino tenía muchísimas curvas, pero valía la pena pasarlo para llegar allí. Tardamos aproximadamente 45 minutos, y al llegar al Parque, ¡empezaba la aventura!

Nada más bajar del autobús nos llevaron por un bonito camino de madera que llevaba a un acogedor terreno al aire libre, en el que se encontraba una zona con mesas y bancos para descansar antes de comenzar la visita, una casa y un observatorio. Estuvimos reposando y charlando en la zona de bancos hasta que nos dividieron en dos grupos: alumnos de 3º ESO y por el otro lado alumnos de 4º ESO.

Los alumnos de 4º ESO se fueron en Jeeps a hacer la “ruta 4×4” y nosotros (los alumnos de 3º ESO) nos quedamos, aunque más tarde nos tocó a nosotros,  para visitar esa misteriosa casa en la que se encuentra un pequeño museo. Una vez dentro de la casa comenzamos con la visita en la que una guía nos explicó toda la vegetación y fauna de Cabañeros, los diferentes Parques Naturales que se encuentran en España, la historia de este Parque con ejemplos de restos óseos y fósiles de animales, fotos, una cabaña en la que vivían personas hace años en el Parque…
Después del museo pasamos a una sala contigua en la que nos proyectaron una pequeña película de la historia y paisajes de Cabañeros. Al finalizar dicha película nos dejaron un tiempo libre por la zona para tomar la merienda al aire libre y subir al observatorio, hecho de manera y en mi opinión muy bonito, en el que vimos unos grupos de ciervos con los prismáticos.
Hecho esto, era hora de volver por el camino por el que habíamos llegado para montar en los Jeeps y empezar nuestra “ruta 4×4”.

Al ver que todos los Jeeps llegaban, los alumnos de 3º corrimos donde nos esperaban los Jeeps, al llegar, todos se amontonaban alrededor de los coches para montar en estos.

Cuando yo y mis compañeras firmamos un papel iniciamos la ruta por Cabañeros con nuestro guía Darío Gómez. Nos brindó unos prismáticos para poder ver aquel entorno en el que estábamos.

Nuestro guía nos fue explicando todo sobre aquel lugar (Tipos de árboles, paisajes, como lo cuidaban, etc.) Pero sobre todo nos habló de los distintos tipos de ciervos que habitaban el lugar. Fuimos parando varias veces para observar a los ciervos y escuchar como berreaban. Hicimos una pausa con otro de los jeeps para que el guía del otro jeep nos enseñara como diferenciar un excremento de hembra de uno de macho.

Más tarde, subimos al 4×4 y Darío nos habló sobre un molino hidráulico ( de agua) que visitaríamos en breves. Cuando llegamos ahí, Manolo nos explico cómo funcionaba este antiguamente. Cuando nos lo explicó nos llevaron a una sala donde nos proyectaron la historia sobre aquel molino.

El recorrido estaba a punto de terminar, pasamos por un estrecho camino lleno de plantas aromáticas, al pasar esta zona nos adentramos  en un lugar lleno de cabañas en las cuales habitaban personas antaño .

Cuando estábamos llegando a nuestro destino, nuestro guía que fue muy simpático, nos dijo que fue un placer haber sido nuestro guía y con una sonrisa nos deseó lo mejor y nos invitó a volver cuando quisiéramos.

Nuestro paso por Cabañeros acabó. Ahora tocaba comer, por lo que nos montamos en el autobús y pusimos rumbo a un bonito lugar en el cual había un río y varios caminos para pasear.  Comimos en un sitio habilitado para ello. Había mesas y bancos preparados para los visitantes.

Después de comer nos subimos de nuevo a los autobuses y volvimos a nuestros respectivos pueblos.

Deseamos poder volver lo antes posible y les estamos muy agradecidos a las personas que nos acogieron en aquel bonito Parque Nacional. Recomendamos a todas las personas este maravilloso lugar, porque,  sinceramente, merece la pena verlo. Fue una experiencia inolvidable.

Fdo: Lucía Calvache (3ºA)

Lo único que pude pensar al llegar fue “Nunca he visto un paisaje tan bonito”; había partes en las que no había mucha vegetación, pero según ibas andando te encontrabas con zonas que te mostraban los tipos de plantas comunes por allí. Era un paseo de madera en el que miraras donde miraras te encontrabas con muchos tipos diferentes de árboles, arbustos e incluso flores que nunca habrías visto en tu día a día. Fue interesante conocer un poco más sobre la naturaleza. Y eso no acabó ahí, porque después al llegar al museo nos explicaron sobre los parques naturales de España. Aprendimos mucho y además es que la exposición era genial. A mí me encantó una maqueta enorme en el suelo, de todo el parque, me llamó mucho la atención. Aprendimos también sobre los aborígenes. Otra de las cosas impactantes son los ciervos. En mi grupo fuimos en un mini autobús preparado para una visita guiada. El chico era muy majo, yo me senté de copiloto y me gustó porque era la que mejor veía el entorno.  Fue una experiencia bonita, y de aprendizaje.

Fdo.  Esther García Hormigos (3ºA)